Acceder/Registrarse
Kambi
BigTimeGaming

Así lucha la policía española contra los delitos de juego

7 junio 2022 1:07 pm GMT
policia_juego

La acción de organizaciones criminales en diferentes formas de corrupción deportiva obligó a la Policía Nacional a crear una unidad especializada para luchar contra ellos. Éste es el trabajo del Centro Nacional Policial para la integridad en el Deporte y las Apuestas (CENPIDA). 

Dentro del Servicio de Control de Juegos de Azar de la UDEV, el CENPIDA cuenta con dos grupos de investigación especializados, cuya principal misión es la de ofrecer seguridad a las empresas del sector y a los ciudadanos.

Según la memoria publicada por el Servicio de Investigación Global del Mercado de las Apuestas (SIGMA) dependiente de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), en el año 2021 se generaron 146 alertas relacionadas con la integridad en el deporte. Este dato evidencia la relevancia del trabajo del CENPIDA, por eso, en Gaming Intelligence hemos querido conocerlo a fondo de la mano de diversos miembros de este grupo.

Función preventiva

Los inspectores Mónica Alba y Óscar Pérez subrayan que “nuestra misión es preventiva y no sancionadora, de ahí que siempre trabajemos con el máximo rigor y manteniendo un estrecho contacto con el sector”. Coordinar e investigar a nivel nacional e internacional cualquier información relativa a posibles delitos en el juego o el deporte, centralizar esos datos e investigar todo aquello que pueda desvirtuar la integridad del deporte son sus principales funciones.

El tamaño y las múltiples modalidades del deporte y del propio juego (tanto online como presencial) nos obligan a acotar los ámbitos de actuación de este grupo de la Policía Nacional.

Especial trabajo con los menores

Una de las áreas de mayor atención abarca todo lo relativo a los menores de edad. A principios de 2020, según datos del CENPIDA, se había detectado una presencia de menores en las locales de todo el país de un 0.93%, así que se trata de “casos aislados y para nada generalizados”, tal y como subraya la inspectora Juliana García. 

policia
Una acción contra el juego ilegal, por parte de la Policía Nacional.

De manera más concreta, se destaca que “el juego online está mucho más controlado, si cabe, de ahí que sea todavía más difícil que los menores accedan a esta opción”. 

Además de la vigilancia y el control que realiza la Policía, también llevan a cabo una importante labor de concienciación y educación de la sociedad. La organización de charlas específicas sobre el juego y otras muchas cuestiones relacionadas con este aspecto son la mejor manera de ir a por el objetivo de que “la ciudadanía entienda que la Policía trabaja para ayudar y vigilar en todo momento”, añade García. 

Contra el blanqueo

Otro de los ámbitos de actuación del CENPIDA tiene que ver con el blanqueo de capitales, así como con posibles amaños de eventos deportivos. En este aspecto, se destaca que “no se trata de un gran problema, pero debemos estar atentos y trabajar siempre con otras entidades que nos ayuden”, nos subraya la inspectora Alba.

 LaLiga y otros órganos de este tipo “nos ayudan para vigilar y destapar las posibles apuestas ilegales que se puedan producir, así como cualquier otra práctica extraña”, enfatiza. Las señales de alerta en este aspecto “llegan desde muchas fuentes, tanto nacionales como internacionales», añade el inspector Óscar Pérez. 

Ahondando en la cuestión de estas alertas, desde la Policía se ha querido destacar también que “las propias casas de apuestas nos ayudan mucho al contar con departamentos de compliance, traders…que se encargan de avisarnos ante la más mínima sospecha que tengan”.

Pese a todo esto, desde el CENPIDA se subraya que los intentos de amañar eventos deportivos “son un problema a nivel mundial ya que el apostante puede hacerlo en cualquier deporte sin importar dónde se celebre”, de ahí que sea tan importante contar con todo tipo de colaboraciones para atajarlos a tiempo. En este tipo de delitos, “se invierte poco y se puede ganar mucho”, de ahí que puede acabar siendo una tentación para muchos contra la que trabaja la Policía.

A lo largo del tiempo que lleva operativo, el CENPIDA ha llevado a cabo múltiples operaciones contra este tipo de delitos. Algunos buenos ejemplos son la Operación Pizarro, que en 2018 desarticuló una organización criminal internacional que amañaba partidos de 2ªB y 3ª división, o la más famosa Operación Oikos, en la que se procedió a la detención, incluso, de algún exfutbolista implicado.

El día a día

Desde la Policía se ha querido hacer hincapié en todo momento en que el juego “no es un delito, pero sí que se trata de una actividad que debemos vigilar e inspeccionar”, tal y como nos recuerda la inspectora Juliana García. Esto es así tanto en el juego online como en el presencial y desde el CENPIDA se vuelve a apuntar a “la persecución del juego ilegal para su eliminación” como uno de sus grandes objetivos.

La colaboración entre el sector del juego y la Policía Nacional es constante y “muy fluida, de hecho, se implica mucho porque, en realidad, son los primeros interesados en que toda su actividad siga un cauce totalmente legal y seguro”, recuerda la inspectora Mónica Alba.

En cuanto al juego online, la colaboración con la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) es “constante, mientras que, en el juego presencial, el trabajo policial se centra más en el día a día para inspeccionar todo de la manera más rigurosa”, apunta Óscar Pérez. 

Para ser más precisos, “se controla que todo esté acorde a los mandatos de la Ley del Juego, se revisan autorizaciones y licencias, los libros de cuentas…, pero es algo que los casinos ya tienen completamente interiorizado y no suele haber problemas”. 

En realidad, buena parte de los delitos vienen de agentes externos al propio casino, algo que se vio en la Operación Cúpula del año 2020, en la que la Policía actuó contra una banda acusada de vulnerar la seguridad de las máquinas electrónicas en salones de juego de todo el país.

Amenazas y hermetismo

Pese a la potente legislación que ya posee el juego en España y a la función de control que ejerce la Policía Nacional, las apuestas online cuentan con el peligro que suponen las casas de apuestas asiáticas. 

Estas webs, tal y como apuntan desde el CENPIDA “son usadas por parte de quien se beneficia del amaño de eventos deportivos por su menor control, por ser opacas a la Hacienda Pública y porque no suelen tener límites a la hora de pagar”. 

El anonimato y el carácter opaco de este tipo de casas de apuestas son amenazas exteriores difíciles de controlar. A esto se le une la propia condición del deporte, que es hermético por naturaleza. Esto hace que sea “extraño pensar que alguien de fuera pueda corromperlo, así que este tipo de acciones suelen llegar de alguien cercano o del propio entorno de los deportistas”, como indica Mónica Alba. 

En este sentido, el trabajo policial sigue muy de cerca no solo el deporte de máxima élite, sino también el de categorías más bajas “en las que, por lógica, puede ser más sencillo corromperse”. 

Si algo tienen claro en la Policía es que “cuando los deportistas se corrompen, ya no es posible salir de esa situación porque, en muchas ocasiones, hay mafias tras ese tipo de acciones”, apunta Óscar Pérez. 

Esta afirmación quedó bien a las claras tras operaciones como la Operación Raqueta, una actuación policial contra una banda criminal de origen armenio que amañaba partidos de baloncesto de categorías inferiores, de vóley playa o de torneos ITF de tenis.

Las amenazas para el sector del juego son muchas, muy variadas y cada vez cuentan con más medios al entrar en las actividades de interés de mafias internacionales. Esto hace que el trabajo y el reto a los que se enfrentan cada día en el CENPIDA sean más importantes para seguir preservando la limpieza y la seguridad tanto del sector como del deporte mismo.

Vídeos relacionados
Playson
Jumio
BigTimeGaming