Acceder/Registrarse
Kambi
BigTimeGaming

Una cuestión de integridad

29 mayo 2018 1:50 pm GMT

El amaño de partidos planea sobre la industria de las apuestas deportivas y las soluciones para atajar la corrupción en el juego resultan ahora más importantes que nunca. Especialmente tras la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos contra la prohibición general de las apuestas deportivas en el país.

El amaño de partidos es una operación de información privilegiada en los deportes. A diferencia del tráfico de información privilegiada financiera, no está cubierta con leyes estrictas y la amenaza de sanciones penales. En numerosos países ni siquiera es delito. El intento del Consejo de Europa para implementar un planteamiento estandarizado contra el amaño de partidos se acerca a su cuarto aniversario, pero aún lejos de entrar en vigor.  

Para el gerente de servicios de integridad de Sportech, Andreas Krannic, «si hubiera pruebas de tráfico de información privilegiada un lunes, el martes habría habido una advertencia pública y para el mediodía del miércoles se produciría un impresionante impacto de los precios de las acciones y una investigación policial. En el caso de los amaños de deportes debería ser lo mismo».

La ausencia de consecuencias legales no deja de convertir el amaño de partidos en un problema candente. Las empresas de apuestas corren el riesgo de tener que pagar ingentes premios sobre apuestas de eventos manipulados. Si la directiva de una institución pública deportiva advierte de que un evento que organiza ha sido manipulado, debería rechazar los datos recogidos durante sus competiciones respecto a las apuestas.

Estos asuntos se juegan en un contexto de creciente interés político. Los activistas anti-apuestas estiman que las apuestas deportivas ponen en riesgo los deportes. Su argumento es que si las apuestas animan a los aficionados a tener un interés financiero en un resultado a su favor, están aumentando la posibilidad de que existan amaños. 

Las instituciones deportivas decidieron tomar la iniciativa al respecto con una demanda de ‘cuota de integridad’. Similar al impuesto sobre las carreras de caballos en el Reino Unido, esta tasa está diseñada para garantizar que un porcentaje de beneficio o facturación generado al apostar en un determinado deporte, se reinvierta para proteger esa disciplina de la corrupción. En Estados Unidos, se espera como algo clave cuando la legislación de las apuestas se desarrolle en numerosos estados.

«Hace diez años no se oía mucho sobre el amaño en los deportes», afirma el secretario general de la ESSA, Khalid Ali. «Como el juego online ha adquirido relevancia, muchos deportes se sienten incómodos con que los operadores que apuestan sobre sus juegos hayan usado el argumento de la integridad para decir que merecen inversión por parte de los operadores».

Al compartir los datos con proveedores terceros para apostar, los deportes se ponen a sí mismos en riesgo de menoscabar su reputación. Todavía es difícil saber por qué el avance legal para proteger a los jugadores y la integridad en el deporte debería hacerse para lograr acuerdos comerciales. 

Matrimonio de conveniencia 

La relación entre las empresas de apuestas y los deportes no siempre es la más feliz. «Muchos deportes son sospechosos de desarrollar relaciones muy estrechas con las empresas de apuestas», según el director de operaciones de integridad de Genius Sports, Ben Paterson.

El jefe de integridad de la Confederación de Fútbol Asiático, Ahmed Alosaymi sugiere que que es un matrimonio de conveniencia por encima de todo: «Los operadores, por un lado, ofrecen mercados de apuestas sobre partidos que nosotros tratamos de proteger», asegura Alosaymi. «Sin embargo, como las apuestas son una realidad, también tienen la llave a la hora de proveer información que ayuda a los actores clave y fuerzas de seguridad cuando hay una investigación sobre amaños».

Estos factores han impulsado la aparición de proveedores de soluciones de integridad. Empresas como Genius Sports o Sportradar, el líder de mercado, se han vuelto tan visibles por los servicios que brindan para proteger los deportes como por sus derechos de datos y productos comerciales.

Los proveedores de soluciones de integridad son un fenómeno reciente. El sector fue sacudido por el llamado ‘caso Hoyzer en 2005. Un árbitro alemán, Robert Hoyzer, fue acusado de haber amañado numerosos partidos en las ligas de segunda y tercera división en el país. Hoyzer y sus conspiradores lograron importantes beneficios por las apuestas de los partidos. 

Sportradar, que había monitorizado los movimientos sobre probabilidades de apuestas desde el año 2004, comenzó a desarrollar servicios para ayudar a atajar el amaño de partidos identificando patrones inusuales en las apuestas, así como poniendo en marcha métodos de formación para informar a los actores relevantes sobre sus peligros. Uno de los hombres que en ese momento trabajó para la Asociación Alemana de Fútbol, Andreas Krannich, ahora dirige esta división. 

Algunos pueden sorprenderse de que haya evolucionado esta industria artesanal, pero los organismos que gobiernan el deporte no tienen el dinero o los recursos necesarios para llevar a cabo soluciones internas.

«El problema es que es muy costoso comenzar recogiendo el nivel de información necesario para un sistema efectivo de supervisión de integridad», según Paterson. «Solo hay un puñado de empresas que realmente podrían ponerlo en marcha, porque empezar de cero supondría costes y recursos muy importantes», añade.

Alosaymi añade que «teniendo en cuenta la complejidad de la industria de las apuestas y el movimiento de las probabilidades, monitorizar el mercado de las apuestas, que cuenta con más de 500 operadores, para indentificar patrones de apuestas sospechosos, requiere tanto un buen mantenimiento de la base de datos de probabilidades históricas como analistas de apuestas especializados para investigar patrones irregulares». 

«Como implementar ambos elementos implica obviamente mucha inversión, tiempo y esfuerzo, y como los recursos de las organizaciones deportivas son limitados, no sería concebible que lo hiciéramos de forma interna», afirma.

Incluso la FIFA, órgano de gobierno del fútbol mundial, que logró un beneficio de 2,6 billones de dólares estadounidenses en 2014 gracias al Mundial de ese año, descartó su propio Sistema de Advertencia temprana (EWS, por sus siglas en inglés) en favor del Sistema de Detección de Fraude (FDS, por sus siglas en inglés) de Sportradar. 

«Cuando el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fue elegido, era consciente de nuestras capacidades porque había lanzado la solución de integridad para la UEFA durante su etapa como secretario general», dice Krannich. «Nos encantó que nos lo recomendase para la FIFA y ahora estamos orgullosos de apoyarles en la supervisión del fútbol a nivel mundial», afirmó.

Esto ha provocado una carrera de armamento en un entorno enrarecido. Las herramientas, recursos, experiencia y conexiones requeridos van mucho más allá del órgano de dirección deportiva. Porque los titulares de los derechos de datos están en posiciones de poder. 

Cómo funciona

Las soluciones de Sportradar, Perform y Genius Sports comienzan monitorizando el movimiento de probabilidades en un abanico de casas de apuestas. En el caso de Sportradar, significa que se monitorizan más de 550 empresas, desde cotizados u operadores regulados hasta empresas del mercado negro asiático, evaluando así más de cinco billones de cambios de precio en un día. Por su parte, Genius Sports, tiene a su equipo de integridad trabajando junto a sus traders para evaluar movimientos inusuales o la actividad de los clientes, disparando las alertas cuando las probabilidades previstas, determinadas por algoritmos matemáticos, se desvían de las probabilidades del mercado. 

«Si hay desviaciones significativas, algo ha sucedido en el campo, o se están apostando grandes cantidades en un resultado forzando al corredor de apuestas a cambiar sus precios», dice Paterson. «Tenemos que tratar de encontrar una explicación legítima para el cambio en las probabilidades. Intentamos agotar todos los factores mitigantes para un evento antes de comenzar a investigarlo como sospechoso. Pero si creemos que es sospechoso, llamamos a la institución deportiva para notificarlo de inmediato y le proporcionamos un informe detallado dentro de las 48 horas siguientes a la notificación».

Perform incluye la supervisión de probabilidades gracias a una solución desarrollada por TX Odds, así como un sistema de monitoreo de inteligencia de datos. ESSA opera una plataforma de alertas, que permite a las compañías señalar actividades sospechosas a sus otros miembros y lanzar una investigación.

Sin embargo, no todos están convencidos de este punto de partida. El director ejecutivo de Sporting Solutions, Simon Trim, un hombre de negocios con experiencia en William Hill y Ladbrokes, es particularmente crítico. Sostiene que, debido a que los operadores subcontratan servicios comerciales, las probabilidades se basan en un promedio de las ofrecidas en toda la industria, en lugar de la experiencia comercial individual. Esto significa que los cambios en las probabilidades no son necesariamente indicativos de maldad.

«No se pueden implementar soluciones significativas de atención al cliente e integridad a menos que se pueda ver el comportamiento real del consumidor a través de su actividad, a través de las apuestas que realizan», explica Trim.

«La supervisión de los ‘movimientos del mercado’ es una base muy pobre para una solución de integridad en una industria que cada vez confía más en copiar y alcanzar a la competencia».

El responsable de integridad, Jake Marsh, está de acuerdo y asegura que «el análisis y el control de los mercados de apuestas pueden ser un activador efectivo muy útil para las investigaciones, pero no son prueba de actividad criminal».

«El análisis del monitoreo del mercado de apuestas gira en torno a si la actividad observada en el mercado puede explicarse por factores conocidos», dice. «Donde no se puede explicar la actividad del mercado, deben escalarse las dudas sobre un partido, pero esto está muy lejos de la prueba del amaño de partidos o actividades delictivas. Los análisis solo revelan parte de la realidad».

Cerrando la brecha

Por lo tanto, el elemento de la investigación es clave, dice Krannich. Por cada 100 alertas generadas por probabilidades inusuales o movimiento de rotación en los sistemas de Sportradar, Krannich cree que se puede encontrar que hasta 98 ​​tienen una explicación perfectamente razonable.

«Hemos estado investigando coincidencias sospechosas desde 2004, pero originalmente solo creamos informes para su uso en casos disciplinarios», dice. «Nuestros socios, sin embargo, necesitaban más información para probar que hubiera ilegalidad».

Esto llevó a iniciar la unidad de inteligencia e investigación de Sportradar, integrada por expertos en lucha contra el terrorismo, delitos financieros, aplicación de la ley y periodismo de investigación. Esto es respaldado por un equipo de desarrolladores que usan la tecnología empleada por los militares y las fuerzas del orden público para detener a criminales y terroristas.

Con nuevos esfuerzos se están perfeccionando los servicios de investigación a través de Managed Trading Services (MTS) de Sportradar, un producto de administración de riesgos que supervisa las apuestas a medida que realizan en tiempo real. Este ticket de datos se puede utilizar como una fuente de inteligencia. Tener estos datos anónimos de la cuenta significa que Sportradar puede ver transacciones a nivel de juego para más de 100 corredores de apuestas.

Estos sistemas son impresionantes, y no precisamente baratos. Quienes poseen los acuerdos de derechos de datos, las relaciones de los operadores y las soluciones de negociación son casi las únicas compañías que pueden ofrecer soluciones de integridad efectivas. Estas soluciones de integridad no serían viables sin el dinero generado por los departamentos comerciales de la empresa.

Las divisiones de integridad esperan alcanzar un punto de equilibrio. En el caso de ESSA, es la integridad es financiada por sus miembros, que suministran los datos que le permiten supervisar actividades de apuestas inusuales. Sportradar, Genius Sports y Perform no tienen este lujo. Las consideraciones comerciales deben ser tenidas en cuenta en este asunto.

Paterson argumenta que, en lugar de utilizar los servicios de integridad para impulsar las ofertas, cuidar el deporte es un deber. Y señala que algunas competiciones de nivel inferior ofrecen premios superiores a mil libras para los competidores, lo que los convierte en objetivos potenciales para los amañadores de partidos. Para garantizar que esto no ocurra, Genius Sports insistirá en que al menos se establezca un acuerdo de intercambio de información junto con cualquier compromiso de recopilación de datos para garantizar que se especifique la actividad inusual.

Krannich admite que cada potencial situación anómala debe considerarse caso por caso. «Hay deportes que incluso están cubiertos a nivel amateur, y como somos proveedores de servicios para los medios y también para la industria de apuestas, debemos recopilar datos precisos», dice.

Sportradar, por regla general, asegura que no recopila datos sobre competiciones juveniles, pero hará excepciones si esos eventos son televisados, como la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Genius Sports y Perform revelan políticas similares.

«El problema para mí es que siempre tenemos que encontrar el equilibrio adecuado», dice Krannich. «La prohibición nunca funciona. Si hay interés en tal evento, siempre nos aseguramos de que los órganos de gobierno tengan datos seguros que se recopilan correctamente «.

«Por ejemplo, Tipico decidió no ofrecer cuotas en los partidos Oberliga [de quinto nivel]», continúa. «Fue una fuerte señal de su integridad, pero todos los demás participantes se mostraron extremadamente agradecidos, porque pudieron ayudar a los clientes de Tipico».

Marsh señala que una sociedad comercial es, por su naturaleza, un compromiso a largo plazo para ambas compañías: «El papel del proveedor del servicio no debe ser simplemente proporcionar un servicio y luego retirarse».

«También existe un rol de desarrollo de capacidades y apoyo que puede permitir a los órganos ejecutivos del deporte gestionar mejor los riesgos de integridad», dice. «Esto no solo implica supervisión, sino también asesoramiento y apoyo en educación, investigaciones y regulación».

Para Sportradar, este elemento educativo es importante. «Trabajamos con federaciones, ligas y clubes deportivos, y les proporcionamos programas educativos», dice Krannich. «¿Por qué? La prevención siempre es mejor que curar».

«Cuando hablamos de amaño de partidos, el enfoque suele ser en el tenis, el fútbol y el cricket, pero muchos deportes más se han visto afectados y ya se han tomado medidas para abordarlo. Si está hablando con jugadores y oficiales, hay que enmarcar las cosas en su contexto. Es por eso siempre ofrecemos soluciones a medida «.

Controlar los impulsos comerciales

Sin la amenaza de ilegalidad, la institución deportiva afectada es responsable de castigar a los involucrados en el amaño de partidos.

Estas instituciones no necesariamente actúan siempre de la forma más ética. En el fútbol ​​se han planteado interrogantes sobre la efectividad de la capacidad de sus instituciones para limitar el gasto de los clubes con propietarios multimillonarios y el término «dopaje financiero» ha pasado a primer plano.

Las ligas pueden desconfiar de que sus principales competiciones se conviertan en un desfile de los mismos equipos que ganan todos los años. Puede ser aburrido para los aficionados ver a los mismos equipos ganar siempre. Pero también genera interés internacional, nuevas oportunidades de patrocinio y da una razón para aumentar los precios de los boletos.

El ciclismo parece haber sido víctima de sus impulsos comerciales. El dopaje es grande. Tomar medicamentos para mejorar el rendimiento equivale a arreglar partidos. La Unión Ciclista Internacional (UCI) pasó por alto repetidas veces el dopaje del legendario ciclista Lance Armstrong.

En un informe condenatorio de 2015, esto se atribuyó a Armstrong por beneficiarse de un «estatus preferencial» que le otorgaba la UCI. «La UCI eligió el negocio como prioridad. La principal preocupación era el desarrollo comercial e internacional del ciclismo […] y la UCI cerró los ojos al resto», dice una fuente consultada.

Las revelaciones de Armstrong no han impedido que otros equipos ciclistas usen drogas que mejoran el rendimiento. David Brailsford, gerente general de Team Sky en el Reino Unido, fue acusado en un informe a principios de este año de usar lagunas médicas para proporcionar a sus atletas esas drogas.

No estamos tratando de sugerir que las instituciones deportivas no sean fidedignas. Pero hay evidencia de que los intereses comerciales tienen prioridad sobre la ética. Esto resalta la necesidad de definiciones y penas claros.

Krannich sugiere que la capacidad de aplicación de la ley «no están del todo ahí», y que muchas jurisdicciones todavía no penalizan el amaño de partidos.

«El amaño de partidos debe ser penalizado», dice Paterson. «Como en Australia, por ejemplo. Las sanciones penales para el amaño de partidos se introdujeron por primera vez en Victoria y desde entonces se han implementado a nivel nacional».

«Al tener estas sanciones penales claras, las fuerzas del orden público pueden obtener órdenes para rastrear registros financieros, recopilar datos de teléfonos móviles y el tipo de evidencia que puede conducir a un enjuiciamiento».

Hasta que se aprueben las leyes, existen límites a lo que los proveedores de soluciones de integridad pueden hacer. Paterson dice que no es obligación de las empresas de integridad declarar de manera concluyente que un evento ha sido manipulado, sino que debe dejarse en manos de los organismos deportivos y, en el mejor de los casos, de la aplicación de la ley.

«No es nuestro trabajo detener un pago o decir que un evento ha sido manipulado. Lo hacemos hasta cierto punto, luego lo transmitimos a los organismos de gobierno deportivo y apoyamos sus investigaciones».

Esto restringe las sanciones a las sanciones deportivas, como las prohibiciones de por vida. Eso requiere una carga de prueba mucho más baja que las sanciones penales, pero no aborda el amaño de partidos en su origen.

«Cualquier conspiración de arreglo de partidos organizada puede involucrar fraude, soborno, lavado de dinero, infracciones de las reglas en múltiples deportes, y actividades de cuenta multi-jurisdiccionales y transferencias de dinero», dice Marsh.

Sportradar está buscando dar un paso más al trabajar con las autoridades estatales en varios países. «Estoy particularmente orgulloso de esto, ya que las fuerzas del orden rara vez confían en las empresas privadas. Trabajamos con Interpol y Europol, por ejemplo «, dice Krannich. «Si bien las disposiciones legales pueden ser inconsistentes y fragmentarias, Sportradar está haciendo todo lo posible para llenar los vacíos».

Pero, ¿y si las sanciones deportivas no tienen ningún efecto? Algunos no pueden ser disuadidos por la amenaza de castigo.

El club de fútbol albanés Klubi Futbollistik Skënderbeu Korçë cumplió una suspensión de un año por el arreglo de partidos relacionado con las apuestas durante la temporada 2016-17. Está de nuevo bajo investigación, con un informe filtrado de la UEFA que sugiere que ha estado involucrado en el amaño de partidos «a escala industrial» y recomendando una prohibición de 10 años.

Soluciones incompletas

El Consejo de Europa no ha estado inactivo. En 2014, buscó criminalizar el amaño de partidos con la Convención Europea sobre la Manipulación de la Competencia Deportiva (Convención de Macolin). Esto exige a los gobiernos europeos que adopten medidas para evitar conflictos de intereses entre los operadores de apuestas deportivas y las organizaciones deportivas. También busca alentar a los reguladores a luchar contra el fraude deportivo, limitando el suministro de mercados de apuestas donde sea necesario, y restringiendo el acceso y bloqueando las transacciones desde y hacia los sitios de apuestas ilegales.

Malta se pronunció rápidamente en contra de la convención, argumentando que su definición de apuestas deportivas ilegales sobrepasó los objetivos del tratado. Atacó la redacción que, en su opinión, pondría a los operadores autorizados por su organismo regulador en riesgo de ser enjuiciados por otros estados miembros de la UE. Casi cuatro años después de su publicación, solo ha sido ratificado por tres países: Portugal, Noruega y Ucrania. Debe ser ratificado por al menos cinco para entrar en vigencia.

Esto devuelve la responsabilidad a los proveedores de servicios. Para que las cosas continúen progresando, Marsh argumenta que la cooperación será clave. Recientemente, Perform se asoció con Genius Sports para trabajar junto con Football DataCo, el titular oficial de los derechos de datos para todas las ligas de fútbol profesional en Inglaterra y Escocia, para supervisar conjuntamente la actividad de apuestas en 14 ligas.

«La actitud principal hacia la integridad en el deporte debería ser una asociación y cooperación responsables, una filosofía que en Perform estamos tratando de liderar», continúa Marsh. «Por tanto, ninguna organización está en condiciones de prevenir, detectar e investigar esto sola. La colaboración es la única solución «.

Este sentimiento no parece ser compartido por los homólogos de Perform. Marsh argumenta que esta naturaleza competitiva es un subproducto de un sector relativamente joven, en el que un pequeño número de empresas se disputan la cuota de mercado.

«La competencia dentro de este espacio también debería usarse para impulsar la innovación y el desarrollo, lo que puede beneficiar en la lucha contra la corrupción y contra prácticas poco éticas, pero debemos asegurarnos de que la competencia no se haga a expensas de los esfuerzos de integridad de la industria», agrega Marsh. «Esto requiere que las áreas de negocios deportivos que tradicionalmente han operado solo de manera exclusiva valoren su papel como socio responsable preparado para apoyar el deporte».

Esto está lejos de ser sencillo. Las empresas capaces de proporcionar servicios de integridad lo hacen mientras compiten por acuerdos de derechos, asociaciones de datos y clientes, lo que significa que no son compañeros de viaje naturales. El hecho de que tan feroces rivales estén tan dispuestos a trabajar juntos donde sea necesario es admirable.

Dejar de lado las diferencias y colaborar cuando luchan en otros frentes es un gran reto para estas empresas. Eso no significa que se los pueda acusar de favorecer las preocupaciones comerciales sobre las éticas: sin sus divisiones comerciales no podrían proporcionar soluciones de integridad. Y estas compañías no deberían ser vistas como los últimos guardianes de la integridad deportiva, sino como los primeros en responder en la lucha contra quienes amañan.

Pero las instituciones deportivas son quienes más tienen que perder por el lento progreso de la legislación respecto a los amaños. También son los que tienen más para contribuir. Hasta que los gobiernos se enfrenten a una presión concertada para luchar contra los amañadores, hay pocas esperanzas de que desaparezca este delito, a pesar de los mejores esfuerzos de la industria de las apuestas.

Esta es una versión editada de un artículo publicado en la edición de abril-junio de 2018 en Gaming Intelligence Quarterly (GIQ)

Playson
BigTimeGaming